Blog

La Horchata Artesana Soler

Todo valenciano sabe que la mejor horchata se toma en una horchatería tradicional, y es que en un auténtico privilegio podernos tomar una horchata en el mismo lugar donde la están elaborando diariamente. Hoy en día todavía puedes en Soler tomarte una horchata recién hecha, sin colorantes ni conservantes, solo  agua, chufa de valencia y azúcar.

Horchata-chufa

La Horchata de Chufa de Valencia, que tradicionalmente se considera una bebida refrescante, es algo más que eso; es un producto nutritivo, con gran contenido energético, rico en elementos minerales y vitaminas, entre los que destacan el fósforo, el potasio y las vitaminas C y E.

 

El secreto está en la chufa

La chufa, Cyperus sculentus, es una planta de hojas en roseta y de unos 40 a 50 centímetros de altura. Posee un sistema radicular rizomático, del que parten raicillas en cuyos extremos se forman las chufas. Estas adquieren dos formas: “llargueta” (alargada) y “armela” (redondeada). La chufa se cultiva en 16 pueblos de la comarca valenciana de L’Horta Nord, que reunen unas características climáticas que la convierten en la única zona de España donde se cultiva tan singular tubérculo.   La chufa se planta en los meses de abril y mayo y la recolección se realiza en los meses de noviembre a enero. Para poderse llevar a cabo, la planta debe estar completamente agostada y seca. Una vez finalizado el proceso de recolección, se realiza el lavado de la cosecha. En esta operación, las chufas pierden sus raíces, se limpia su piel y se eliminan aquellos tubérculos “fallados”. Una vez limpias las chufas deben perder humedad mediante el secado. Durante este proceso, la humedad desciende del 50% hasta el 11%.  Este proceso, cuya duración suele ser de 3 meses, se realiza en “cambras” de secado, de manera lenta y cuidadosa, con el fin de conseguir que la chufa adquiera las características que le son propias. Durante esta operación se remueven continuamente los tubérculos, para que el secado sea uniforme.

La horchata es un producto nutritivo, con gran contenido energético, rico en elementos minerales y vitaminas”

 

La Horchata
La elaboración de la horchata comienza con el lavado de la chufa para su limpieza. Se le da un tratamiento germicida para higienizar las chufas y son lavadas de nuevo para eliminar los restos de germicida. Una vez realizado, se ponen en remojo durante 8-12 horas con agitación intermitente y renovación periódica del agua. Se le da un segundo tratamiento germicida, lavado y escurrido. Posteriormente se procede a su trituración en un molino. En la trituración se introduce simultáneamente un caudal uniforme de agua. Se pone en maceración la masa de chufa triturada con agua. Su duración dependerá del tiempo que haya permanecido en remojo, previamente. Por prensado se obtiene el primer extracto y se tamiza. El residuo del tamiz y el del prensado se mezcla,  se prensa, tamiza y forma un segundo extracto que se une al anterior, con lo que se obtiene el extracto final. Una vez fría, ya está lista para su consumo.

La Horchata de Chufa de Valencia, que tradicionalmente se considera una bebida refrescante, es algo más que eso es un alimento muy nutritivo y saludable.


Helado soler, más que un placer, un auténtico alimento

En Soler tenemos un objetivo, que disfrutes con nuestros helados, pero también y más importante darte la información necesaria para que sepas que estas ante algo más que un postre o un refrescante placer veraniego, sino desde el punto de vista nutricional ante un alimento completo, y necesario para una dieta variada y equilibrada.

_MG_4046

El helado artesano, es un complemento para cualquier dieta alimenticia y por su contenido calórico es muy saludable para la alimentación del verano y también para el invierno. El invierno?, SI, he aquí el gran error, en España tendemos a pensar que el helado está muy bien para esas noches casi tropicales que tenemos, pero que el invierno con esos catarros el helado mejor que no.  Has pensado alguna vez que tomarían entonces en el norte de Europa? . Pues Alemanes, Daneses, Noruegos y Escandinavos son de los que más helados consumen mucho más que un país cálido como España.

Para hacer frente al frio se necesita una dieta rica en calorías y proteínas y los helados artesanos las aportan, además contribuyen a la hidratación y combaten la sequedad de las vías respiratorias, también facilitan la digestión y crean una sensación de bienestar, esto hace que el helado artesano se adapte tanto a niños como ancianos he incluso deportistas y sea una forma más que agradable de alimentarse.

Tanto para el postre como para la merienda son una opción estupenda para los niños y más todavía a los que la leche no les gusta, además son muy buenos para los ancianos con problemas de masticación al tener una textura muy suave, y para los deportistas son una fuente de nutrientes. Para todos en general el helado debe formar parte de nuestra alimentación regularmente y nos sirve como complemento de una dieta variada.

 Un buen helado

Un buen helado artesano se caracteriza por su valor alimenticio y nutritivo que dependerá de su composición, aun así siempre será igual o superior al de los productos lacteos dado que la leche es su ingrediente principal, normalmente en los helados ricos en leche su aporte de proteínas es comparable a una porción de queso y para los menos ricos en leche a un yogur.
Los sorbete tienen otros beneficios que se derivan de su alto porcentaje en frutas que es del 50% y su contribución es energética.

 

En el helado se mezclan estos ingredientes;

· Agua
· Leche y derivados (nata, mantequilla, leche en polvo, etc…)
· Azúcares
· Frutas y frutos secos
· Huevos y derivados
· Chocolate, café, cacao y cereales
· Aditivos ( estabilizantes)

Todos estos ingredientes suponen un aporte de: proteínas de alto valor biológico, azúcares, grasas de origen lácteo o vegetal, vitaminas liposolubles, vitaminas hidrosolubles y sales minerales.

Las proteínas de alto valor biológico, contienen todos los aminoácidos esenciales, principalmente los de la leche y en algunos casos del huevo.

Las proteínas mayoritarias en los helados son las albúminas y las globulinas. Las proteínas tienen una función estabilizadora en el helado y en nuestro organismo intervienen en la formación de todas las estructuras además de realizar funciones de defensa y de regulación de funciones metabólicas.

DSC_0006Las proteínas son esenciales en la infancia y adolescencia para cubrir las necesidades del crecimiento. Un gramo de proteína proporciona 4 Kcal. En una alimentación equilibrada, entre un 12-15% de las calorías totales de la ingesta diaria deben proceder de las proteínas.

Los azúcares, mayoritariamente sacarosa, proporcionan gran cantidad de energía. Puede emplearse también miel o jarabe de glucosa. Los azúcares aportan un sabor agradable al helado, fijan los aromas y le dan consistencia. Los azúcares son hidratos de carbono de absorción rápida (es decir, que proporcionan energía instantáneamente al organismo). La glucosa es el combustible del cerebro. Un gramo de hidratos de carbono proporciona 4 Kcal.

En una alimentación equilibrada, entre el 55-60% de las calorías de la ingesta diaria deben proceder de los hidratos de carbono totales, de los cuales no más de un 10% deben ser azúcares. Las grasas de origen lácteo, enriquecen al helado en calorías y lo hacen más cremoso, dándole cuerpo y sabor. Un gramo de grasa proporciona 9 Kcal.; el doble que proteínas e hidratos de carbono.

La grasa es una energía de reserva que si no se utiliza se almacena en el organismo. En una alimentación equilibrada, entre el 25-35% de las calorías de la ingesta diaria deben proceder de las grasa totales, de las cuales no más de un 10% deben ser grasas saturadas (procedentes de carne, leche, huevos y de algunos aceites vegetales); otro 10% debe ser grasa monoinsaturada (que en nuestra alimentación procede sobretodo del aceite de oliva) y por último otro 10% como mínimo ha de ser grasa poliinsaturada (procedente de pescados y aceites de semillas).

Las vitaminas liposolubles, A, D, K y D, proceden de la nata, leche y huevos.
Las vitaminas hidrosolubles C, B y PP, proceden de las frutas naturales o sus zumos.
Las vitaminas son esenciales para el buen funcionamiento del organismo porque intervienen en la regulación de numerosos procesos metabólicos.

Las sales minerales como calcio, fósforo, sodio, potasio, magnesio… emanan de la leche, los zumos, los frutos secos, cacao y cereales. Son importantes para la salud porque forman parte de huesos, dientes; de algunos tejidos blandos, como el cerebro; de algunas enzimas, vitaminas y hormonas, y mantienen el equilibrio iónico de las células, siendo vitales para el buen funcionamiento del corazón.

Para los consumidores preocupados en conservar la línea o con problemas de asimilación metabólica se pueden elaborar helados bajos en calorías. Sustituyendo la leche entera por leche desnatada y no enriqueciendo con nata, se consiguen helados que no superan el 1-2% de grasa. Utilizando preferentemente la fructosa en lugar del azúcar, de mayor poder edulcorante que la sacarosa, la cantidad necesaria será menor. Es importante, para paliar la disminución de sólidos, que sean helados ricos en fibra, consiguiendo así la consistencia y el overrum deseados.

 

Los helados del futuro.

 

Hoy en día existe una preocupación extra y es la salud, ya no nos basta con que los alimentos sean sanos y seguros nuestro estilo de vida nos lleva a una preocupación en acciones preventivas y curativas. Queremos ser siempre jóvenes y sentirnos bien con nosotros mismos, por lo que cada vez más se incorporan a nuestra dieta los alimentos funcionales enriquecidos con sustancias que van desde las vitaminas hasta los ácidos grasos omega-3 , pasando por minerales o fibras dietéticas o gingseng, ya existen estos helados los próximos serán los enriquecidos en calcio con efecto bio , y también ya hay investigaciones para que estos tarden más en derretirse en fin nada que no esté en nuestra mente, mejorar y mejorar cada día, ese es nuestro reto.


Contacta con nosotros

Marca el departamento que quieres contactar: