Blog

Helado soler, más que un placer, un auténtico alimento

En Soler tenemos un objetivo, que disfrutes con nuestros helados, pero también y más importante darte la información necesaria para que sepas que estas ante algo más que un postre o un refrescante placer veraniego, sino desde el punto de vista nutricional ante un alimento completo, y necesario para una dieta variada y equilibrada.

_MG_4046

El helado artesano, es un complemento para cualquier dieta alimenticia y por su contenido calórico es muy saludable para la alimentación del verano y también para el invierno. El invierno?, SI, he aquí el gran error, en España tendemos a pensar que el helado está muy bien para esas noches casi tropicales que tenemos, pero que el invierno con esos catarros el helado mejor que no.  Has pensado alguna vez que tomarían entonces en el norte de Europa? . Pues Alemanes, Daneses, Noruegos y Escandinavos son de los que más helados consumen mucho más que un país cálido como España.

Para hacer frente al frio se necesita una dieta rica en calorías y proteínas y los helados artesanos las aportan, además contribuyen a la hidratación y combaten la sequedad de las vías respiratorias, también facilitan la digestión y crean una sensación de bienestar, esto hace que el helado artesano se adapte tanto a niños como ancianos he incluso deportistas y sea una forma más que agradable de alimentarse.

Tanto para el postre como para la merienda son una opción estupenda para los niños y más todavía a los que la leche no les gusta, además son muy buenos para los ancianos con problemas de masticación al tener una textura muy suave, y para los deportistas son una fuente de nutrientes. Para todos en general el helado debe formar parte de nuestra alimentación regularmente y nos sirve como complemento de una dieta variada.

 Un buen helado

Un buen helado artesano se caracteriza por su valor alimenticio y nutritivo que dependerá de su composición, aun así siempre será igual o superior al de los productos lacteos dado que la leche es su ingrediente principal, normalmente en los helados ricos en leche su aporte de proteínas es comparable a una porción de queso y para los menos ricos en leche a un yogur.
Los sorbete tienen otros beneficios que se derivan de su alto porcentaje en frutas que es del 50% y su contribución es energética.

 

En el helado se mezclan estos ingredientes;

· Agua
· Leche y derivados (nata, mantequilla, leche en polvo, etc…)
· Azúcares
· Frutas y frutos secos
· Huevos y derivados
· Chocolate, café, cacao y cereales
· Aditivos ( estabilizantes)

Todos estos ingredientes suponen un aporte de: proteínas de alto valor biológico, azúcares, grasas de origen lácteo o vegetal, vitaminas liposolubles, vitaminas hidrosolubles y sales minerales.

Las proteínas de alto valor biológico, contienen todos los aminoácidos esenciales, principalmente los de la leche y en algunos casos del huevo.

Las proteínas mayoritarias en los helados son las albúminas y las globulinas. Las proteínas tienen una función estabilizadora en el helado y en nuestro organismo intervienen en la formación de todas las estructuras además de realizar funciones de defensa y de regulación de funciones metabólicas.

DSC_0006Las proteínas son esenciales en la infancia y adolescencia para cubrir las necesidades del crecimiento. Un gramo de proteína proporciona 4 Kcal. En una alimentación equilibrada, entre un 12-15% de las calorías totales de la ingesta diaria deben proceder de las proteínas.

Los azúcares, mayoritariamente sacarosa, proporcionan gran cantidad de energía. Puede emplearse también miel o jarabe de glucosa. Los azúcares aportan un sabor agradable al helado, fijan los aromas y le dan consistencia. Los azúcares son hidratos de carbono de absorción rápida (es decir, que proporcionan energía instantáneamente al organismo). La glucosa es el combustible del cerebro. Un gramo de hidratos de carbono proporciona 4 Kcal.

En una alimentación equilibrada, entre el 55-60% de las calorías de la ingesta diaria deben proceder de los hidratos de carbono totales, de los cuales no más de un 10% deben ser azúcares. Las grasas de origen lácteo, enriquecen al helado en calorías y lo hacen más cremoso, dándole cuerpo y sabor. Un gramo de grasa proporciona 9 Kcal.; el doble que proteínas e hidratos de carbono.

La grasa es una energía de reserva que si no se utiliza se almacena en el organismo. En una alimentación equilibrada, entre el 25-35% de las calorías de la ingesta diaria deben proceder de las grasa totales, de las cuales no más de un 10% deben ser grasas saturadas (procedentes de carne, leche, huevos y de algunos aceites vegetales); otro 10% debe ser grasa monoinsaturada (que en nuestra alimentación procede sobretodo del aceite de oliva) y por último otro 10% como mínimo ha de ser grasa poliinsaturada (procedente de pescados y aceites de semillas).

Las vitaminas liposolubles, A, D, K y D, proceden de la nata, leche y huevos.
Las vitaminas hidrosolubles C, B y PP, proceden de las frutas naturales o sus zumos.
Las vitaminas son esenciales para el buen funcionamiento del organismo porque intervienen en la regulación de numerosos procesos metabólicos.

Las sales minerales como calcio, fósforo, sodio, potasio, magnesio… emanan de la leche, los zumos, los frutos secos, cacao y cereales. Son importantes para la salud porque forman parte de huesos, dientes; de algunos tejidos blandos, como el cerebro; de algunas enzimas, vitaminas y hormonas, y mantienen el equilibrio iónico de las células, siendo vitales para el buen funcionamiento del corazón.

Para los consumidores preocupados en conservar la línea o con problemas de asimilación metabólica se pueden elaborar helados bajos en calorías. Sustituyendo la leche entera por leche desnatada y no enriqueciendo con nata, se consiguen helados que no superan el 1-2% de grasa. Utilizando preferentemente la fructosa en lugar del azúcar, de mayor poder edulcorante que la sacarosa, la cantidad necesaria será menor. Es importante, para paliar la disminución de sólidos, que sean helados ricos en fibra, consiguiendo así la consistencia y el overrum deseados.

 

Los helados del futuro.

 

Hoy en día existe una preocupación extra y es la salud, ya no nos basta con que los alimentos sean sanos y seguros nuestro estilo de vida nos lleva a una preocupación en acciones preventivas y curativas. Queremos ser siempre jóvenes y sentirnos bien con nosotros mismos, por lo que cada vez más se incorporan a nuestra dieta los alimentos funcionales enriquecidos con sustancias que van desde las vitaminas hasta los ácidos grasos omega-3 , pasando por minerales o fibras dietéticas o gingseng, ya existen estos helados los próximos serán los enriquecidos en calcio con efecto bio , y también ya hay investigaciones para que estos tarden más en derretirse en fin nada que no esté en nuestra mente, mejorar y mejorar cada día, ese es nuestro reto.


Historia de Helados Soler

Esta dulce historia empieza allá por el año 1944, cuando, Luis Soler, con 12 años ayudaba a su padre, en el dulce oficio de hacer helados en su ciudad natal de Jijona.Imagen2

En 1946 con solo catorce años se desplaza con su familia, a Callosa del Segura, es allí donde sus padres Antonio y Primitiva ya le dan la responsabilidad de llevar el carro donde se transportaba y vendía el helado.

 

Tiempos difíciles que obligan a la familia una vez más a cambiar de localidad, esta vez  y estamos ya en 1950 se desplazan a Vic (Barcelona)

Entre 1950 – 1960 se establecen en la localidad vecina de Olot,  provincia de Gerona, y consiguen su primer puesto de venta fijo, un kiosco en una avenida de Olot.

Imagen3

Como todas la familias Jijonencas, de marzo a octubre como allí se dice, “ se van a helar”  ,que es irse a trabajar donde se tiene el negocio, por su puesto haciendo helado como ya dice su titulo, luego en octubre se vuelve a Jijona para empezar la campaña del Turrón, producto que cuando esta finalizado se vuelve a llevar a localidad donde está el negocio para venderlo, pero, Luis Soler en el invierno de 1960 además de hacer el turrón en Jijona, volvió a Olot en compañía de una guapa y  jovencita Jijonenca que se llama Carmen, su mujer .

Junto con su mujer, intentaron consolidar el negocio familiar en Olot, pero ante las dificultades en 1964 deciden como muchas otras familias en aquella época en España marchar a Alemania para buscar un mejor futuro.

Desde 1964 hasta 1968 residen en Grevenboich (Alemania), pero el nacimiento de su primer hijo, Luis Antonio les empuja a volver a su país en 1968.

Luis y Carmen están de vuelta en Jijona, por su cabeza solo pasa volver a trabajar con el helado pero esta vez buscan un sitio donde establecerse por su cuenta. Sin suerte ni lugar solo les queda montar una tienda de ultramarinos en el barrio donde residen.

No es hasta 1975 donde en una visita por varias ciudades, Torrent, Quart de Poblet, Betera, Paterna, encuentran un local en Burjassot, donde por fin nace HELADOS SOLER

Imagen8

Gómez Ferrer, 7, ahí es donde todo empieza, un local que primero les sirve como, tienda de helados, obrador donde se comparte ,fabrica y vivienda, puesto que ahora además de su primer hijo Luis Antonio, también está Marcos Daniel, en ese momento con tres años.

Así pues todo para pagar, trabajar, criar a los niños y para postre en 1976 su tercer hijo, bueno esta vez fue niña, Bibiana.

Después de mucho esfuerzo y cariño el negocio poco a poco empieza a funcionar hay que reformarlo todo para fabrica y tienda y trasladar la vivienda, el negocio como siempre pide paso, y una cosa esta clara, es el primero de la lista.

En 1980 después de la primera reforma de Gómez Ferrer, donde se acondiciona el obrador, cámaras frigoríficas, maquinaria y la tienda se compra un segundo local, Carretera de Liria 110, también en Burjassot.

Trabajar, pagar y trabajar, esa es la máxima de los primeros años de cualquier negocio familiar que quiera prosperar.

En 1988 nace su tercer local, Concepción Arenal 12. Otro enorme esfuerzo económico sufragado como todo a base de prestamos y esfuerzo familiar.

Pasan los años y en la decada de los 90, los hijos cada vez más involucrados en el negocio  se van haciendo cargo de más tareas, en esos años en el obrador trabajan Luis Soler y sus hijos que comparten ese trabajo con sus estudios, cada uno en ese momento se hace cargo de un local.

Imagen6

Al negocio se han ido incorporando al igual que a la familia los miembros que la forman, pues los hijos conocen a sus respectivas mujeres con las que seguirán la senda marcada por sus padres, pero igual que vienen hay otros que su camino se separa un poquito del de sus padres como es el caso de la pequeña, que también conoce a su media naranja, pero tiene que marchar a Barcelona.

La vida sigue y los negocios no dejan de pedir, es la hora de seguir actualizando los locales le llega el turno al de Carretera de Liria,110, que en 2002 se reforma totalmente, es en esta década en la que todavía hoy estamos en la que el negocio se lleva en primera persona por los hijos, y son los padres los que como siempre ayudan y están siempre ahí cuando se los necesita.

En 2004, nace un cuarto local esta vez, en Valencia, en la Calle Sevilla 21, en la zona de ruzafa.

Es en marzo de 2008 cuando se reinaguran el local de Gómez Ferrer 7 y la fábrica que han sufrido un fuerte restyling.

Todo esto requiere esfuerzo, el de toda una vida, por y para el negocio, muchos sacrificios y también algunas alegrías, y más en un negocio familiar, la responsabilidad de hacer las cosas lo mejor posible, o el pensamiento de que siempre se puede mejorar, y el tesón de continuar a pesar de las adversidades, supongo que eso es  lo que Luis y Carmen nos han enseñado, eso y de vez en cuando aderezarlo todo con un poquito de azúcar, que nos ayudará con la horchata, el helado, el turrón, para ver la vida de la forma más dulce.

Imagen12

Con  la última reforma acometida en el local de Gomez Ferrer y del Obrador, ampliamos las instalaciones con el fin de poder abarcar otra línea de trabajo,  y esta era la venta a otras heladerías , primero  mejoramos nuestra formación academica en la Universidad de Alicante con el Titulo de Experto Universitario en Elaboración de Helados Artesanales, y más tarde con el de Estudios Avanzados en Composición Quimica del Helado,  esto nos permitió tener un control mucho más preciso a la hora de formular nuevos helados y controlar estos nutricionalmente, hemos ido incorporando clientes en otras zonas de España que hoy día venden Helados Soler. Pusimos en marcha la línea de Tartas Artesanas, la línea de helados de impulso y la de semifríos para los meses de invierno.

En el año 2015 iniciamos un proceso de renovación total de la imagen de marca con la incorporación de los nuevos colores y diseño de los 4 locales obteniendo por fin una imagen clara e unificada de marca, pero esto no ha hecho nada más que empezar seguimos creciendo e innovando para poder ofrecerte el mejor producto artesanal con una calidad excelente desde las materias primas hasta el resultado final, el Helado Soler.


Contacta con nosotros

Marca el departamento que quieres contactar: